lunes, 31 de diciembre de 2012

APLICA A LOS SERES HUMANOS, TAMBIÉN


APLICA A LOS SERES HUMANOS, TAMBIÉN
Para Alan Turing, a 100 años de su nacimiento

Hiperboloides de luz maravillosa
rodando por su cuenta a través del Espacio y del Tiempo
son puerto para esas ondas que de algún modo podrían
descifrar la sagrada pantomima de Dios. 
Alan Turing

Buscamos la salida al círculo de Dios
Abrimos brecha como ley, rompemos
toda ley 

Nos hallamos contradictorios a él y menos crueles
La vida, servida con el punible y terminal
amor de Dios
es la manzana envenenada que mordimos con la primera 
        inhalación
Tarde o temprano su veneno surte efecto
De la vida nos sabemos inocentes
De la muerte aguardaríamos amnistía

Ante el axioma emponzoñado de Dios nos erguimos 
       originariamente

En hordas en las que pesan los compañeros caídos
más que el paraíso en pedazos 
que recomponemos 
cíclicamente
Vamos formando primero una sombra y luego una costra 
usando cierto magnetismo ilustrado de Dios
hasta que alguno de nosotros se levanta a sí como pontífice 
y comienza a eliminar diferencias

Sobrevienen traiciones en cadena
En nuestros experimentos, tenemos probabilidades superiores a 
       cero de exterminar hasta al olvido
Practicamos la huida del círculo y sólo se nos ocurre primariamente 
       edificar sectas fascistas alrededor
Se activan así los dogmas cuya función es dilatar la influencia 
       del círculo

Somos falibles
La Máquina vino a demostrarlo

Ocupados en descifrar a Dios 
cuando somos el enigma
Nosotros y nuestros juegos metafísicos
que de tanto en tanto devienen máquinas
no ornamentos
y se posan sobre el horizonte 
combustionando para todos

Lo nuestro es la apostasía de los límites
y nos declaramos culpables con fasto

Nuestra sonrisa no pide perdón 
y nuestras manos,
nuestros gestos de discriminados,
nuestras afrentas,
van forzando la eternidad

viernes, 23 de marzo de 2012

Tres poemas (1999)


Hendija

Las salidas, las fugas
esperan para activarse
la seña del humo

El tintero es una lámpara apagada
su centro es la prisión de una ardilla

Las letras operan a capricho
articulando posiciones ilegibles

¿a dónde fueron las ganzúas,
a esta hora,
en la que nadie entra
y quien lo hace,
roba,
y sale sellando cerraduras?

Afuera, el viento ocupa otra cabellera

Las  ¿llamas?
no consumen al viejo cuento
carcelero

¿Embestirá el tren de malditos?
¿Cederá la reja de niebla?

Como lluvia ácida,
¿una Idea devorará
el cubículo?

¿Vendrá el vuelo sin censores
sin radares sin cuerdas?


***

Alcatraz

Pico hacia el mar
con la pasión de las células
pico hacia el mar

Recibo el golpe del agua
Sobreviene fugaz la desaparición

Emerjo. Una vez más, flota
la profundidad, inconclusa.
Perenne, la superficie

Para este ciclo de nacimiento y extinción
¿Dónde se guarda la cura?
Nos ciega la sal en la caída
¿Cuántos signos más son precisos para la comprensión?

¿la flor?

¿Dónde la flor resolutoria que librará del clavado final
que dieron los padres y los padres de los padres
en la densa superficie?


***

T


Inicio
y presencio el surgimiento de T
Una visión de cuerpos enrojecidos en un ámbito oscuro
Un silencio negro envuelve la expulsión de cada T
Madres rojas de cuatro vértices arrojan la T negra
fuera de su perímetro
Las nacidas se alinean a un lado y a otro
siempre toman un cauce lóbrego con prontitud
y se ordenan en él
Van armadas con el orificio y el desgarre
Están marcadas por el sino de la perpendicular
señal de la contradicción que domina los rostros
de la desértica zona donde
las espadas son el único cultivo de cosecha próxima
El pelotón de T marcha en forma de broca
orada y martilla
tira el ancla y taladra
acciona la lógica militar
el ánimo de conquista
la dominación de un pueblo por otro

¿como se rompen las T por venir?

miércoles, 7 de marzo de 2012

Sello de visita

En las cárceles, a los visitantes les ponen sellos en los brazos para diferenciarlos de los presos, en caso de fuga o motín o cualquier tipo de emergencia imaginaria o real. El poeta Clemente Padín y yo haremos este sello. Lo pondremos en los brazos de los asistentes a alguna reunión, repitiendo consignas como las siguientes:

Que desove la poesía en las costas de Colombia.

Genuina libertad de expresión para los colombianos y para todos los seres humanos.

Libertad genuina para los prisioneros políticos y sus sueños.

Libertad a la vida salvaje.

Poesía: genuina libertad.

Poetry: genuine freedom.