martes, 22 de abril de 2008

Acontecer

Viene de ronda,
implacable,
incólume,
viene de vuelta
el destino.
El inhalado, desde lejos
contraído, como la sed
albergado en la misma carne,
alimentado en secreto.

Es éste su laboratorio,
ésta es su mira
y sólo él ve. Obnubilados,
la masa y los sabios se tienden silentes
en el plato de observación.

Hay quien dice conocer.
Dice el azar:
es mío el movimiento.
No, dice la necesidad,
es mía la voluntad.
No, grita el deseo,
sólo yo sé vencer. Dice
la algarabía cansada
de cesar cuando pasa,
cuando vuelve de ronda, ineluctable,
el destino que vigila y cumple
la órbita y la variante.

2 comentarios:

Arcadius Imperator dijo...

dejas mucho que pensas; lo lei, trate de entender, y no, no pude tener un enfoque claro, muchas formas, un lugar..... un personaje, un sin fin de pensamientos, un mundo incomprendido.. y uffff, bueno, eso es todo. escribes bien, aunque no entienda nada, o casi.

TresTristesTigres dijo...

jajaja A mi me parece que gira y gira tratando de marearme, lo importante es bajo ningun motivo bajarse del carrusel.